REPRODUCCION DE LAS PLANTAS I





Los Genes y su Acción

El éxito de la reproducción científica de las plantas ha dependido, en gran parte, del co­nocimiento de la herencia de caracteres. Hoy se acepta que la unidad de herencia es el gen; cada célula vegetal (como cada célula animal) posee un gran número de genes agrupados en cromosomas y constituidos por ácido desoxirribortucleico (ADN). La apariencia de la planta madura depende de su dotación gené­tica (genotipo), y el ambiente modifica el potencial máximo del genotipo.

En cada planta hay tantos genes, que la variabilidad potencial de las características transmitidas de padres a hijos es enorme. La ciencia de explotar este potencial está aún en sus inicios, pero ya se ha conseguido utilizar los recursos genéticos de las plantas para produ­cir una “revolución verde”. A veces no es posible la selección simple, y las nuevas varie­dades dependen tanto de las prácticas agríco­las como de los genetistas.

Los planes modernos de reproducción ve­getal buscan casi siempre aumentar el rendi­miento. El reproductor puede también desear el mejoramiento de ciertas características genéticamente determinadas, como el valor nutritivo, el tiempo que tarda la planta en ma­durar, la resistencia a las enfermedades y la tolerancia de climas adversos. O puede buscar cultivos que crezcan a igual al­tura y maduren al mismo tiempo para que puedan cosecharse mecánicamente.

los genes y su acción

Incluso en las reglones agrícolas más avanzadas, el rendimiento promedio agrícola está aún muy lejos de ser lo que puede llegar a ser cuando se explote el potencial genético de las actuales variedades de plantas. Se ha calculado que, en condiciones ideales, en el NO. de Europa, se podría obtener un rendimiento por hectárea de 151 de trigo, 141 de cebada y 951 de patata. El rendimiento promedio, en 1974, de los países de la CEE fue: 4,021 de trigo, 3,97 de cebada y 28,3 de patata. En condi­ciones experimentales, se han obtenido para la patata rendimientos que son próximos al valor potencial, pero los máximos rendimientos obtenidos con cereales llegan solamente a los dos tercios del valor potencial. El conseguir este ideal dependerá: de que se planten las mejores variedades, del suministro de cantidades adecuadas y equilibradas de fertilizante, de la ausencia de enfermedades y de competencia con las malas hierbas y del correcto balance de sol y humedad adecuados al tipo de cultivo.



  • la reproduccion de las plantas

  • HERENCIA DEL SEXO EN VEGETALES Y ANIMALES
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario