Razas De Ganado I





Mejoras en la Raza

Hasta que la tracción mecánica reemplazó al buey y al caballo, los animales de labranza se emplearon en el trabajo cotidiano de las granjas. Aún. son minoría las que no crían ningún tipo de ganado. En Gran Bretaña, por ejemplo, los beneficios que produce el ganado superan en más del doble a los de los cultivos. Unos tres quintos de estos beneficios provie­nen del ganado vacuno y ovino y los otros dos del porcino y aviar.

La creación y cuidado de razas selectas tienen un objetivo combinado: la producción más económica de carne, leche, lana y hue­vos en ambientes que van desde los más na­turales a los más artificiales. Por eso, las es­pecies domesticadas se han difundido por la selección de tipos mejor adaptados al medio (por ejemplo, el vacuno de montaña y las ra­zas de ovejas) y por el cambio de ambiente (por ejemplo, suministrando refugio y mejorando la dieta). Cuantos más cambios ambientales se hacen, más deben variarse los objetivos de la selección para adecuarlos a las nuevas condiciones.

El ganado vacuno se cría de dos maneras: puede vivir sólo del pasto o vivir siempre es­tabulado. La vaca productora de carne ha de criar un ternero al año, en tanto que las razas lecheras han de proporcionar beneficios con su leche. El trabajo de la vaquería gira alrede­dor del ordeño, que tiene lugar dos veces al día. Para producir leche durante el invierno la vaca debe ser cubierta de manera que para en otoño y no en primavera, que es lo más frecuente. Se dosifica su alimentación de acuerdo con la producción de leche y se cría al ternero separado de ella.

En algunos países las ovejas no se apris­can, excepto en las más duras condiciones (como en Islandia durante el invierno), y pa­cen en libertad, a veces en pastizales sembra­dos ex profeso para ellas. Los rebaños que pastan durante el verano en las tierras altas y las montañas bajan al llano para pasar el invierno y parir en primavera. La paridera y el esquileo son las principales tareas anuales del ovejero.

Antes, las piaras de cerdos forrajeaban en bosques y rastrojeras; pero ahora (excepto en los trópicos y en algunas ganaderías tradicio­nales, como la del cerdo ibérico) los cerdos se crían bajo techado. Los lechones sólo me­dran bien en ambiente cálido. Los piensos suponen la mayoría de los costos de crianza; si un cerdo pasa frío, quema calorías para mantener su temperatura en lugar de em­plearlas en ganar peso. Los sistemas moder­nos de cría de cerdos aceleran el crecimiento regulando la temperatura y restringiendo el movimiento.

salas de ordeño

Para ahorrar mano de obra, las modernas salas de ordeno son giratorias. El operario no necesita desplazarse para quitar y poner las boquillas de ordeno a cada vaca. La velocidad de giro se ajusta al promedio del ritmo de ordeno (las vacas de ordeño lento dan otra vuelta). La producción de cada vaca se mide automá­ticamente y la leche se lleva a los depósitos. El ordenador dosifica la cantidad de comida para cada vaca mientras tiene lugar el ordeno.



  • mano de obra que recibe la carne de vaca
  • cria de cerdos
  • crianza de cerdos
  • razas de cerdos
  • sala de ordeño para ovinos

  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario