Razas de Ganado III





Veterinaria

Las poblaciones animales, cada vez más densas, deben mantenerse sanas a toda costa. En consecuencia, el papel del veterinario es muy importante; ha de ser un experto en me­dicina profiláctica, además de saber diag­nosticar y tratar las enfermedades clínicas. La historia de la ganadería europea está marcada por ataques recurrentes de epizoo­tias o “pestes” (enfermedades infecciosas en los animales) que se controlan mediante el cierre de fronteras, observancia de estrictas cuarentenas y, en algunos casos, con el sacri­ficio de los animales afectados y de los que tuvieron contacto con ellos.

La vacunación se considera aún el método más eficaz para evitar enfermedades. En to­das partes se ha reducido el peligro, aunque para tener éxito debe identificarse la cepa causante de la infección. Así, la vacunación ha hecho disminuir en Europa la incidencia de la fiebre aftosa o glosopeda. Otras enfer­medades, incluidas la tuberculosis bovina, la brucelosis y la peste porcina, que antaño pro­dujeron gravísimas pérdidas de ganado, e in­cluso enfermedades humanas, están parcial o totalmente erradicadas en los países desarro­llados. Sin embargo, siempre hay nuevos peli­gros y debe mantenerse una estrecha vigilan­cia sobre las zonas de agricultura primitiva y de enfermedades endémicas.

vacunación contra las infecciones

La vacunación contra las infecciones que pueden contagiar con rapidez la totalidad de rebaños en aloja­mientos de cría intensiva es hoy un asunto rutinario. Aqui se ve cómo se inyectan vacunas a cerditos. Para el ganado porcino y aviar también hay vacunas orales que se administran en la comida o en el agua. A veces, el periodo de protección es temporal y puede ser necesario que las vacunas sean muy específicas contra determinadas cepas de organismos patógenos.

 

fiebre aftosa

En Gran Bretaña y Norteamérica, la fiebre aftosa aún se combate sacrificando todas las reses que puedan haberse contagiado. Para evitar nuevas infecciones, se queman o entierran las reses muertas. Donde es más frecuente, se vacuna el ganado sensible a ella. Es raramente fatal para las reses adultas, pero sus efectos pueden ser catastróficos en la producción. En algunas partes del mundo, la fiebre aftosa es endémica, y deberían prepararse vacunas contra varias cepas de virus que la producen.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario