Pensamiento Positivista 2





La lingüística como arte

En los primeros años del siglo XX siguieron vivas las corrientes positivistas de finales del siglo anterior, en conflicto con el conjunto de tendencias citadas, pero el resultado fue un acuerdo sobre el reconocimiento de la heterogeneidad del lenguaje humano. La síntesis de esta problemática se encuentra en el título de la obra del investigador Karl Vossler (1872-1949): Po­sitivismo e idealismo en la lingüística. Sus ideas se re­sumen en este texto: «Lingüística, en el puro sentido de la palabra, es estilística, y ésta pertenece a la es­tética. La lingüística, como estudio concreto del len­guaje, es historia del arte. Los numerosos filólogos que se pasman al oír la palabra estética representan aún la vieja estética dogmática, no la nueva, la crítica. La antigua comparaba la obra de arte con un ideal abstracto de belleza; la nueva la compara con ella misma, porque ha comprendido que los ideales de be­lleza son tantos cuantas sean las obras de arte. arte y linguistica

El poeta no debe seguir las intuiciones del crítico, sino el crítico las del poeta, mostrar cómo y dónde el poeta está en conflicto con su propia intuición y es infiel a su propia musa. Éste es el método de toda crítica idea­lista; es decir, la reproducción consciente del proceso interno que ha conducido a la obra de arte». El idealismo lingüístico se apoyaba en la importan­cia del individuo y en el papel de la psicología indi­vidual en la creación del lenguaje; a pesar de que gozó de merecido prestigio en muchos países, las corrientes teóricas dominantes en el siglo xx concibieron el len­guaje como una institución social y trataron de en­contrar metodologías adecuadas que permitieran sis­tematizar e interpretar científicamente los datos lingüísticos.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario