Paleomagnetismo





El estudio del campo magnético del pasado geológico se llama paleomagnetismo. Se basa en el hecho de que las rocas pueden adquirir una magnetización permanente cuando se forman, o cuando se refunden y posteriormente vuelven a enfriarse. Cuando las rocas se calientan pierden su magnetización, como cualquier imán al calentarlo. Cuando se enfrían, las rocas son remagnetizadas por el campo magnético terrestre. Este fenómeno, llamado magnetización remanente natural, se produce en el momento de formación de la roca paralelamente a las líneas del campo magnético terrestre. Las rocas así magnetizadas llevan consigo un registro permanente del campo, y pueden emplearse para estudiar la historia geológica del campo terrestre.

paleomagnetismo.

Los indicios magnéticos de la historia de la Tierra se pueden depositar en las rocas de distintas maneras. La técnica de investigación paleomagnética consiste en perforar un cilindro de roca y medir su magnetismo remanente natural. Así se obtienen las coordenadas paleomagnéticas de la muestra y, por lo tanto,  su posición original. Las coordenadas magnéticas, como las geográficas, se expresan  en latitudes magnéticas, haciendo referencia al polo magnético. Las coordenadas paleomagnéticas se refieren al polo magnético existente cuando se magnetizó la roca. Estudios  paleomagnéticos han revelado que los polos magnéticos no han estado siempre en su posición actual, sino que han “derivado” a lo largo del tiempo.

La deriva polar difiere de un continente a otro, es decir, muestras de un continente dan un patrón de deriva de los polos distinto del que dan las muestras de otro continente. Pero los polos, en un momento dado de la historia geológica, pueden coincidir para los distintos continentes si se imagina a éstos en posición distinta de la actual. Así se puede situar la progresiva deriva continental. Los resultados de esta técnica concuerdan con otros indicadores  de la deriva, como el crecimiento del fondo oceánico y los indicios de climas antiguos  muy distintos demostrables gracias a las rocas y sus fósiles. El paleomagnetismo es útil para investigar la deriva continental.

Algunas rocas formadas con pequeñas diferencias  de tiempo tienen polaridad magnética  opuesta. Esto no se puede explicar por una rotación de 180° de un continente, porque no hubo tiempo suficiente para ello. Por eso, el campo magnético debe de haber sufrido un cambio de sentido de su polaridad magnética, como cuando se invierte la dirección de la corriente  de una bobina. Este cambio se llama inversión. Las inversiones marcan los límites de períodos, de duración variable en el tiempo geológico, en los que el campo magnético  mantuvo polaridad constante. Datando  las inversiones (mediante el estudio de la desintegración de los isótopos radiactivos de las rocas), el geólogo dispone de una escala paleomagnética del tiempo. Esta escala sirve para datar otras rocas, al analizarse su magnetización remanente. La comparación de esta escala con las “anomalías magnéticas”  del fondo oceánico confirmó la teoría del crecimiento de los fondos oceánicos.



  • deformacion de las rocas
  • paleomagnetismo
  • magnetismo remanente de las rocas
  • paleomagnetismo definicion

  • paleomagnetismo terrestre
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario