Ondas sísmicas





las ondas sísmicas y su medida

Ondas de cuerpo y de superficie

El deslizamiento a lo largo de una falla va precedido de fricción en el plano de la falla. Esto produce energía, la cual genera movimiento, que se conserva como deformación elástica; un efecto similar se produce al tensar un arco. De vez en cuando, la deformación llega a un punto crítico, se supera a fricción y las rocas fracturadas se desplazan una respecto a otra, liberando la energía almacenada en forma de terremotos al vibrar de un lado a otro. También se producen terremotos cuando rocas plegadas no pueden soportar más la deformación elástica y se rompen.

Onda P plana longitudinal

Las ondas sísmicas se propagan en todas direcciones a partir de un foco, como las ondas sonoras de un disparo. Hay dos tipos principales de ondas sísmicas: las de compresión o longitudinales y las de cizalladura  o transversales Las de compresión  hacen que las partículas de las rocas que atraviesan vibren en la dirección de la onda. Las de cizalladura hacen vibrar las partículas perpendicularmente a dicha dirección. Ninguna  onda sísmica mueve físicamente las partículas: sólo se transmite a través de éstas.

Las ondas de compresión, que viajan 1,7 veces más rápidamente que las de cizalladura,  son las que primero se registran en una estación sísmica. Por eso los sismólogos las llaman primarias (P), y a las de cizalladura, secundarias (S). Los sismólogos reconocen un tercer tipo: las ondas largas (L) o superficiales. Las ondas L son las que producen los impactos más violentos. Para medir la magnitud de los terremotos se suele emplear la escala  Richter. Las magnitudes de esta escala son tales que cada unidad en la escala equivale a 30 veces la energía liberada por la unidad  precedente. Una magnitud de 2 apenas se advierte, mientras que la de 7 es el límite inferior de un terremoto de efectos devastadores sobre una zona extensa.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario