Libertad individual I





La libertad implica un compromiso entre los derechos del individuo y los derechos de la sociedad. Cada individuo es único, dado que en algunos aspectos es distinto de cualquier otra persona. Pero la sociedad integra a los individuos sobre la base de lo que tienen en común, como lugar de residencia, lenguaje, raza o religión. En las sociedades liberales y democráticas, los individuos poseen derechos morales y legales derivados del reconocimiento y respeto a su singularidad; se limita el derecho del Estado a interferir en la vida de los individuos, y también la capacidad de éstos para inmiscuirse en la libertad de los demás. Cada individuo tiene derecho a la inviolabilidad de su morada; a la policía no le está permitido entrar en ella sin autorización judicial, y para
conseguir ésta debe presentar motivos fundados. Toda persona puede ser culpable de allanamiento de morada si entra en ella sin permiso del ocupante.
En los países totalitarios, los derechos de la persona no se respetan, y la policía puede entrar en una casa siempre que quiera; también puede arrestar sin dar ninguna explicación. En países como Sudáfrica, se reconocen derechos a una clase de personas, los blancos, mientras que a las de otra clase, los negros, se les limitan sus derechos.
En Europa existía una división similar antes de la abolición de la esclavitud. En Grecia y Roma había dos clases de seres humanos: la clase de los propietarios de esclavos cuyos miembros eran considerados individuos con derechos cívicos; la de los esclavos, con pocos derechos y cuyos miembros podían ser comprados y vendidos.
A pesar de que el cristianismo siempre ha sostenido que todos los seres humanos son personas y como tales son únicos a los ojos  de Dios, hace tan sólo aproximadamente 200 años que ha sido reconocida y aceptada amplia y prácticamente la individualidad humana, con independencia del color, de la religión, la raza o el modo de vida.

 

traslado de esclavos

La esclavitud, en la que una persona debe trabajar para un amo sin
recibir una recompensa o la libertad, es tan antigua como la civilización: tanto egipcios como griegos y romanos usaron esclavos. El descubrimiento de América dio un nuevo impulso al comercio de esclavos. Los españoles, portugueses, británicos, franceses y holandeses importaban esclavos africanos para trabajar en las plantaciones. Los británicos abolieron la esclavitud en 1833; EE.UU. la abolieron al término de la guerra de Secesión (1861-65).



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario