Las Clases Sociales





La sociedad de clases constituye una división de la colectividad en estratos y jerarquías basados principalmente en las diferencias de ingresos y riquezas. El sistema de clase permanece muy ligado al sistema productivo y constituye el tipo de estratificación típico de sus sociedades industriales y capitalistas surgidas en Europa en los siglos XVII-XIX y paulatinamente extendidas al resto del mundo.

 

Por su complejidad, el sistema de clases presenta graves dificultades a la hora de su conceptualización. Las fronteras entre las clases no presentan unos límites precisos y, a diferencia de los sistemas estamentales, los individuos en los modernos estados de derecho son iguales ante la ley. Las clases no son grupos cerrados y organizados y el grado de movilidad social, ascendente o descendente, es relativamente elevado. Las clases sociales son agrupamiento de hecho, es decir, colectividades de personas en que sus miembros participan sin que eso sea explícitamente querido por ellos ni que obedezcan las órdenes de un poder preciso; aunque en muchos casos existirá conciencia de pertenecer a este agrupamiento (conciencia de clase). Constituyen agregados de personas que detentan unos status de ingresos, prestigio, etc., similares, con todas las connotaciones que de ello se derivan (poder, nivel de vida, cultura), y que desempeñan unas funciones económicas con cierto grado de similitud dentro del proceso productivo.

 

Al igual que sucede en los restantes sistemas de estratificación social, las clases sociales constituyen un sistema jerarquizado, cuya composición y clasificación han variado considerablemente desde comienzos de la era industrial.

 

Así, por ejemplo, la clase alta ocupa unas funciones relacionadas con la propiedad o control de la riqueza y con la máxima dirección de los procesos productivos, aunque no exclusivamente, ya que, como se explicará posteriormente, ciertos grupos de individuos no relacionados directamente con la economía pueden ser asimilados a dichas clases altas (altos funcionarios del estado, élites de ciertas profesiones, etcétera. Por otra parte, la proliferación de lo que, por comodidad, se
ha denominado «clases medias», plantea serios problemas a la hora de establecer una clasificación y una caracterización de las mismas, puesto que también incluyen diferentes status.

 

Es evidente que en las modernas sociedades altamente industrializadas, tecnificadas y urbanas, el tema de la estratificación social se ha complicado extraordinariamente. A comienzos de la era industrial, época en la que Marx realizó sus estudios y divulgó sus teorías. la relativa sencillez del tejido social posibilitaba la simplificación de los análisis y un cierto esquematismo de los mismos.

 

Marx, cuyos análisis sobre el tema de las clases sociales han tenido una especial relevancia no sólo sociológica sino política, utilizó el término «clases» en un sentido mucho más amplio que el de la moderna sociología. Para él, en el seno de los diversos sistemas socioeconómicos que se han sucedido a lo largo de la historia, han existido siempre dos sectores o clases antagónicas: patricios y esclavos en los imperios esclavistas de la antigüedad; señores feudales propietarios de la tierra y siervos de la gleba (campesinos) en los sistemas feudales de la edad media; feudales y burgueses en los sistemas de feudalismo tardío del antiguo régimen; burgueses y proletarios en las sociedades capitalistas industriales. Esas dos clases relacionadas se definirían por el papel que ocupan respecto a las relaciones de producción (propietarios de los medios de trabajo y fuerza de trabajo).

 

Para Marx, la historia de la humanidad no es sino la historia de la lucha de clases y los sistemas sociales se suceden en función del desarrollo de estas luchas. Hay que tener en cuenta que Marx elaboró sus teorías sobre el análisis de la sociedad británica de mediados del siglo xix, en donde las diferencias y antagonismos entre burguesía y clase obrera eran relevantes y, a nivel histórico, sobre el paso de la sociedad semifeudal del antiguo régimen a la sociedad capitalista. Una de las principales críticas realizada a las teorías de Marx radica precisamente en la dificultad de trasladar el modelo metodológico por él utilizado para analizar la sociedad europea moderna y contemporánea u otros sistemas sociales (como la sociedad hindú de castas).

 

Marx no descartó la existencia de otras clases sociales, pero las consideraba poco importantes (tanto política como económicamente) y creyó que en su mayoría se encontraban en trance de desaparición por estar ligadas a sistemas de producción en extinción. Así, en la sociedad de su tiempo existirían elementos pertenecientes a la aristocracia que, a medida que fuese avanzando y se consolidara el capitalismo, desaparecerían para dar paso a una burguesía agraria. Lo mismo sucedía con los todavía, en aquella época, amplios sectores de la pequeña burguesía tanto urbana como rural (artesanos, pequeños comerciantes, pequeños agricultores, etc.), pertenecientes a un modo de producción, el artesanal, en clara regresión y sujeto a una rápida absorción por el capitalismo. Para él, estos sectores sociales, situados entre la burguesía y el proletariado, terminarían proletarizándose (se convertirían en obreros) y acabarían desapareciendo como consecuencia de la dinámica del propio sistema capitalista, que tiende a integrar a los sectores del pequeño capital en beneficio del gran capital y de los monopolios.

 

Para Marx, la burguesía propietaria de los medios de producción sería cada vez más reducida y concentraría en sus manos una riqueza creciente; la clase obrera, por el contrario, sería más numerosa (como consecuencia de la proletarización de las capas medias pequeñoburguesas) y progresivamente más pobre.

 

El aumento del nivel de vida de la clase obrera (especialmente la aparición de unas extensas clases medias) y el mantenimiento de las pequeñas burguesías han provocado diversas revisiones y críticas de la obra de Marx.

las clases sociales

Las condiciones de vida y la dureza del trabajo de la clase obrera pueden ser muy diferentes. Arriba se observan dos mineros de una mina del Ruhr que vuelven a la superficie después de haber permanecido bloqueados bajo tierra durante unos días. Abajo, obreros de la empresa Olivetti (Italia) realizando el montaje de microcomputadores.

las clases sociales 2



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario