La evaluación y el control escolar





En primer medida es interesante analizar que la evaluación es un proceso que presenta un alto grado de complejidad, ya que debe ser considerada en relación con un amplio espectro como lo es la evaluación de aula, de escuela y hasta del propio sistema educativo.

Esta evaluación “presenta algunas definiciones a una orientación cuantitativa de control y medición del producto, se puede concebir como una fase de control que tiene como objeto no solo la revisión de lo realizado, sino también el análisis sobre las causas y razones para determinados resultados”[1].

evaluacion y control escolarEntonces se podría decir que evaluación, es reunir y analizar en la forma más objetiva posible todas las evidencias de los logros alcanzados de los estudiantes, en cada una de las actividades desarrolladas durante el proceso enseñanza-aprendizaje. También la evaluación es un proceso que implica describir cualitativa y cuantitativamente los aprendizajes del estudiante, para darle por último un juicio de valor, ya que “tiene que servir al conocimiento de sus necesidades en vez de ser una carrera de obstáculos que supera los elementos de jerarquización y exclusión de ese servicio”[2]

Vemos a grandes autores como Ralph Tyler, que “desarrollo el primer método sistemático de evaluación educacional como parte de su trabajo en los años treinta y principios de los cuarenta, considerando que la evaluación debe determinar la congruencia entre el trabajo y los objetivos; tanto así, que esta estrategia tyleriana ofrece la oportunidad de que el evaluador pueda examinar los datos más relevantes del proceso mediante el cual se desarrolla el programa, con el propósito de resaltar la importancia y la utilidad de la evaluación tanto para juzgar el proceso de un programa como sus resultados finales”[3].

Otros autores consideran “que los métodos evaluativos convencionales han seguido las tradiciones experimentales o psicométricas cuyo alcance es limitado e inadecuado para tratar los problemas complejos que enfrenta quien tiene a cargo el proceso de evaluación”.[4] Y es por ello que se debe tener la capacidad de decidir qué se debe evaluar, cómo y cuál es el nivel mínimo requerido para aprobar, otorgando un poder especial al evaluador, siendo esta un poder legal más moral.

Se puede observar como “la evaluación ha ido tomando un carácter holístico de acuerdo con la homología tendencia en la evolución de los contenidos curriculares, pretendiendo abarcar múltiples aspectos de la personalidad y efectos educativos”[5]. Es decir que la evaluación consiste en valorar lo que se ha hecho durante un determinado tiempo y a lo largo de un proceso, por medio de procedimientos tanto informales como de información elaborada, a medida que se va conociendo la realidad socioeducativa en la cual se actúa. En esta concepción que se tiene acerca de la evaluación, ya no es un sistema de clasificación del estudiante según el cual unos están más arriba o más abajo de la escala que otros.

Es muy interesante pensar una nueva educación pero desde el simple hecho de ver como se evalúa en el aula nos damos cuenta que se piensa en sacar de la instituciones a hombres que trabajen y ayuden a enriquecer a unos cuantos a partir de la explotación de los obreros postura a la que los docentes no debemos apuntar y por tal motivo la evaluación deja de ser una finalidad en la enseñanza, para convertirse en un medio de perfeccionamiento y mejora constante en la tarea educativa.

Así mismo “la evaluación sirve para la toma de conciencia que ayuda a reflexionar sobre un proceso, pretendiendo ayudar a la pregunta de cómo se está aprendiendo y como se está progresando”.[6]

De esta manera la evaluación debe permitir en la práctica educativa, hacer una retroalimentación constante para mejorar el proceso educativo, asumiéndose ésta como una responsabilidad ética, social y política, inseparable a la profesión de enseñar y no como una tarea técnica de control y medida escolar. Por lo tanto tiene la finalidad de mejorar la función pedagógica, e intentar comprender todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes y comprobar si este aprendizaje es significativo o no, para así mejorar sus falencias en una reflexión y un análisis de su realidad teniendo en cuenta el ideal de una educación popular, emancipadora para nuestra sociedad latinoamericana; que no se debe centrar en el modo de evaluar pero me parece muy importante de contrastar, ya que es algo que se debe modificar, al igual que los contenidos y los métodos de enseñanza por una nueva pedagogía.


[1] “MORA, Vargas, Ana Isabel. La evaluación educativa: concepto periodos y modelos. En actualidades investigativas en educación. Pág. 2”

[2] “SACRISTAN, José, Gimeno. La evaluación en la enseñanza. En comprender y transformar la enseñanza. pág..339 “

[3] “MORA, Vargas, Ana Isabel. La evaluación educativa: concepto periodos y modelos. En actualidades investigativas en educación. Pág. 10”

[4] “MORA, Vargas, Ana Isabel. La evaluación educativa: concepto periodos y modelos. En actualidades investigativas en educación. Pág. 17”

[5] S”ACRISTAN, José, Gimeno. La evaluación en la enseñanza. En comprender y transformar la enseñanza. pág.354”

[6] SACRISTAN, José, Gimeno. La evaluación en la enseñanza. En comprender y transformar la enseñanza. pág.372”



  • evaluacion
  • Evaluación Escolar

  • escolar
  • control y evaluacion
  • evaluación y control
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario