Historia del Matrimonio





A lo largo de la historia humana, en general se ha dado más importancia social al matrimonio (incluso al monógamo) por el hecho de establecer un parentesco, que por ser un emparejamiento sexual. Es decir, al concertarse matrimonios entre hombres y mujeres en edad de hacerio, se buscaba la vinculación entre amplios grupos familiares, o en el seno de estos, para establecer alianzas y repartir la propiedad.

EI ideal romántico y sus fallos

En las culturas occidentales, este concepto del matrimonio empezó a cambiar en el siglo XIX, debido a la general aceptación de la idea romántica del matrimonio. Esta intentaba ignorar, al menos en teoría, las consideraciones dinásticas y financieras, al contrario de lo que casi, siempre se había hecho hasta entonces. En lugar del interés, se defendía la atracción que tiende a unir para siempre a dos seres que se quieren, presuponiendo que ese "divino anhelo" iba a durar de por vida. imagenes matrimonio Pero, en la practica, el cambio fue lento y las consideraciones de tipo económico y clasista eran aun de importancia capital. Desde el punto de vista psicológico, el concepto romántico representaba muchas innovaciones. Sus mayores virtudes eran: que reconocía a la mujer como una persona con igual derecho de elección; que basaba el matrimonio en el amor mas que en la razón de conveniencia; y que otorgo mas importancia a la relación sexual. Pero aquí, de nuevo, hubo de transcurrir mucho tiempo para pasar de la teoría a la practica, y solo recientemente han perdido las mujeres su sumisión estereotipada de mujer-objeto. Este concepto romántico funciono bien mientras la variedad de relaciones que proporcionaba el anterior sistema de parentesco continuo vigente. Sin embargo, su debilidad intrínseca es que el aislamiento que suenan los enamorados se convierte en intolerable para las parejas casadas y para sus hijos, ya que todo el grupo familiar esta demasiado expuesto a la mutua compañía.

Este aspecto mas bien negativo del desarrollo del matrimonio romántico ha determinado en el s. xx la aparición de nuevas fuerzas para ulteriores cambios, aunque sean muchas las personas que han hallado satisfactorias las oportunidades de evolución y respeto mutuo que brinda el tipo de matrimonio monógamo romántico. Pero contra ese sistema establecido presionan otros factores: la drástica reducción de la mortalidad precoz, que conduce a matrimonios de mayor duración, y la aparición de métodos fiables de control de la natalidad. En las sociedades en las que el crecimiento de la población es estable adquieren mas importancia el placer y la relación mutua, en el campo sexual, que la procreación. Por eso, el apremiante argumento ético y practico en favor de la permanentica marital —a saber, el argumento de que los niños necesitan el marco estable de dos progenitores para crecer sin traumas- se puede contrarrestar no teniendo hijos.

El matrimonio actual

Parece improbable que esta relación primaria reconocida por la ley se sustituya como eje de las relaciones hombre-mujer, ni parece que descienda la popularidad del matrimonio. Pero hay una cierta tendencia moderna a considerar el matrimonio como algo más abierto, con un reconocimiento legal y social de que la procreación es un estilo de vida elegido que limita la libertad de disolver la pareja. Con esta excepción, se van admitiendo cada vez más estilos de vida distintos, sin considerarlos culpables o censurarlos. La aceptación del sexo por si mismo, y la introducción de una moral basada en la responsabilidad, especialmente hacia los niños, son una consecuencia lógica del cambio de valoración que se otorga a la familia.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario