Etapas de la Primera Guerra Mundial





Primera Etapa del Conflicto: La Guerra de Movimientos

la primera guerra mundial 3

En un primer momento se abrieron en Europa dos frentes: el occidental, en Francia, y el oriental, en Rusia. La estrategia militar alemana se basaba en el Plan Schieffen, que consistía en un rápido ataque, hacia el oeste, contra Francia. Sin embargo, en la batalla meridional del Marne (6-9 de septiembre de 1914), la contraofensiva francesa, dirigida por el mariscal Joffre (1852-1931), detuvo el avance de las tropas alemanas del general Moltke (1848-1916) sobre París, salvando así la situación.

 

Los aliados resistieron también una serie de ataques alemanes (octubre-noviembre) contra Calais, Boulogne y Dunkerque, con los cuales se trataba de impedir la llegada del apoyo inglés. Finalmente, el frente quedó estabilizado desde el canal del Yser, en Flandes, hasta la frontera suiza, a lo largo de unos 800 kilómetros.

 

Simultáneamente, en el frente oriental, las tropas alemanas, dirigidas por el general Hindenburg (18471934), vencieron a los rusos de Samsonov en Tannenberg (26-30 cUf’agosto de 1914). Sin embargo, también al mismo tiempo, el ejército austrohúngaro era derrotado en Lemberg (agosto-septiembre), teniendo que retirarse de Galitzia, en Polonia.

 

Segunda etapa: la guerra de posiciones

 

La guerra, que al principio parecía que iba a ser rápida, se mostraba ahora demasiado equilibrada como para permitir prever el desenlace. Los contendientes iban a intentar nuevas técnicas, como el desgaste (gases venenosos, bloqueo económico, submarinos) o la diversión (crear nuevos frentes). A lo largo de 19151916, la guerra se estabilizó debido a la construcción de trincheras. En 1916, el alto mando alemán, decidido a acabar con el obstáculo de las trincheras francesas, inició (21 de febrero) una ofensiva contra Verdun. Durante diez meses, las tropas francesas, al mando del mariscal Pétain (1856-1951), lograron resistir. Sin embargo, las pérdidas fueron tan numerosas para ambos contendientes, que la lucha terminó sin vencedores ni vencidos.

 

En el frente oriental, la ofensiva austroalemana desde el Báltico hasta el San, quedó detenida por la victoria rusa en Tarnopol (septiembre de 1915). Los nuevos frentes que se habían abierto para romper el estancamiento se hallaban en los Dardanelos y el Cáucaso (británicos contra turcos), y en Macedonia (austroalemanes contra rumanos).



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario