Efecto de Coriolis





El efecto de Coriolis, debido a la rotación terrestre, desvía los vientos a la derecha en el hemisferio Norte y a la izquierda en el Sur. En consecuencia, los vientos no fluyen directamente desde el punto de presión más alta al de presión más baja: cuando se acer­can a un sistema de baja presión, son desvia­dos alrededor de él, en vez de fluir directa­mente hacia él. Esto crea sistemas de aire, de alta o baja presión, en los que los vientos cir­culan alrededor del centro. Los movimientos horizontales del aire son importantes alrededor de los sistemas ciclónicos (baja presión) y anticiclónicos (alta presión). La combinación de movimientos horizontales y verticales crea un patrón de vientos predominantes.

A lo largo del ecuador está la llamada re­gión de las calmas ecuatoriales, donde el ca­lor solar calienta el aire ascendente. Luego, este aire se dispersa y aleja del ecuador, flu­yendo al norte y al sur. Finalmente, cae a 30° N y a 30° S, creando cinturones de alta presión subtropicales, desde donde los vientos alisios regresan hacia el ecuador y los vientos ponientes fluyen hacia las latitudes medias de la Tierra.

Este mapa del tiempo muestra una borrasca o depresión al sur de Islandia y una “alta” o anticiclón en el sur de España y Portugal. Las líneas isóbaras unen puntos de igual presión at­mosférica. Los valores de las isóbaras se expresan en milibares (1.000 milibares equi­valen a 750,1 mm de mercurio). Debido a la desviación de los vientos, en el hemis­ferio Norte circulan en sentido contrario al de las agujas del reloj en torno a una borrasca y al revés alrededor de una “alta” o anticiclón.

coriolis



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario