Cultivo De La Vid I





la vid

El vino es el zumo de uva, o mosto, fer­mentado. Cada gota de vino representa una fracción de la lluvia caída en el suelo y absor­bida por las raices de la vid, la planta que da la uva.

La clásica vid vinífera europea (Vitis vini- fera), una de las muchas especies de vides (como la enredadera de Virginia, ornamen­tal), es de origen asiático. Desde antiguo se han seleccionado y cultivado distintas varie­dades para elaborar vino y obtener uva de mesa. En la actualidad existen 5.000 o más, de las que tal vez unas 200 se emplean co­rrientemente en la elaboración de vino (a éstas hay que añadir algunas vides oriundas de América). En realidad son menos de 50 las que los entendidos consideran de impor­tancia, pero, como mínimo, una docena de ellas son básicas La vid escogida, el clima, el suelo, la topogra­fía y la técnica de elaboración determinan la clase y carácter del vino.

La vid es una planta trepadora que, me­diante zarcillos o tijeretas, se agarra a los árboles hasta alcanzar la copa. Los viticulto­res primitivos dejaban que la vid se emparra­se de forma natural En nuestros días, este sistema subsiste en algunas zonas de Italia y Portugal.

El viticultor moderno emplea técnicas muy distintas. La vid se ha convertido en una planta industrial, que se poda para obtener un número preciso de ramas o sarmientos, los cuales fructifican y se cortan cada año. Por tanto, el viticultor limita su producción al nú­mero de racimos de uva que puedan madurar bien, si hace buen tiempo. De esta manera es posible evaluar la cosecha deseable de cada cepa de vid y de cada viñedo, y en muchas zonas se exige legalmente, obligándose a que el exceso de vino se transforme en alcohol. La calidad general del vino es más alta debi­do a estos controles.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario