ciclos del agua





El agua es indispensable a los seres vivos. La hidrología investiga la distribución del agua, el uso que de ella hacemos y cómo cir­cula entre los océanos y los continentes en el ciclo del agua.

Ciclo del agua, del océano a la tierra

Aproximadamente, el 97 % del agua disponible en el mundo está en los océanos [Clave]. El agua de mar es salada y no se puede usar tal cual para beber o regar. En algunas regiones desérticas, donde hay escasez de agua dulce, se desaliniza agua de mar. Pero, en general, el agua dulce es suministrada por el proceso natural del ciclo del agua [1], que se basa en la acción de dos factores: el calor del sol y la gravedad.

El calentamiento solar de los océanos, que cubren un 71 % de la superficie terrestre, produce evaporación. El vapor de agua asciende por causa de los vientos y las corrientes atmosféricas. Parte del vapor de agua se condensa y regresa directamente al océano en forma de lluvia. Pero la circulación atmosférica lleva aire muy cargado de vapor de agua hacia tierra, donde cae en forma de lluvia o nieve (precipitación).

Gran parte de esta precipitación se reevapora rápidamente por acción del sol. Cierta cantidad empapa el suelo, donde es absorbida por las plantas y, en parte, regresa al aire por la transpiración. Otra porción fluye sobre la superficie terrestre como agua superficial, que se concentra en arroyos y fluye hacia torrentes y ríos. Parte de la lluvia y la nieve fundida se filtra por el suelo hacia las rocas: es el agua subterránea.

En regiones de alta montaña y polares, la mayor parte de la precipitación se produce en forma de nieve. Allí se compacta y se trans­forma en hielo, formando glaciares y casquetes polares. Por la fuerza de gravedad, estas masas de hielo tienden a desplazarse hacia abajo y hacia afuera y pueden regresar al océano, rompiéndose en la costa para formar icebergs. Así, toda el agua que no regresa directamente a la atmósfera vuelve al mar poco a poco y completa el ciclo del agua. Este movimiento continuo de agua y hielo de­sempeña un papel importantísimo en la erosión de las zonas continentales.

Del total de agua que se encuentra sobre tierra, más del 75 % está congelada en glaciares y casquetes polares, como los de
Groenlandia y la Antártida [Clave]. Casi todo el resto (un 22 % aproximadamente) es agua subterránea Sólo el 3 % restante está en ríos y lagos y en el suelo. El agua del suelo, que nutre las plantas, se llama agua capilar; queda retenida en unos pocos metros de la parte alta, por atracción molecular entre las partículas del suelo y el agua.

 El ciclo del agua, o ciclo hidrológico

 

El ciclo del agua, o ciclo hidrológico, es el proceso por el cual el agua pasa de los océanos a tierra firme y regresa. El agua dulce está presente en la Tierra en forma de vapor de agua en la atmósfera, en forma de hielo y como liquido. Los elementos del ciclo son: precipitación en forma de lluvia [3]; escorrentía superficial [4]; evaporación de la lluvia que cae [5]; el agua subterránea fluye hacia los ríos y otros cursos de agua superficiales [6]; flujo de agua subterránea al océano [7]; transpi­ración de las plantas [8]; evaporación desde los lagos y presas [9]; evaporación desde el suelo [10]; evaporación desde los ríos y otros cursos de agua [11]; evaporación desde los océanos [13]; flujo de ríos y corrientes al océano [12]; flujo de agua subterránea del océano hacia tierras áridas [16]; evaporación intensa desde tierras áridas [17]; desplaza­miento de aire húmedo desde [14] los océanos y hacia [15] ellos; precipitación en forma de nieve [2]; flujo de hielo hacia el mar [1].



  • agua capilar

  • ciclos de agua
  • precipitacion
  • ciclo del agua seres vivos
  • ciclo hidrologico
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario