Budismo





El budismo se desarrolló al sur de los Himalaya, en la India, por la misma época de las dos budismodoctrinas anteriormente reseñadas y llegó a China por la cuen­ca del Tarirh, en el año 65 a.C. Su expansión por el imperio se debió al acoplamiento de sus teorías con las necesidades espirituales del pueblo chino. Pasa­do el tiempo, el budismo chino se separó radical­mente del hindú pero, sus enseñanzas marcaron enormemente las expresiones culturales y la con­cepción del mundo que tenían los habitantes de esa nación.

3.000 años antes de Cristo, los fundadores de la civilización hindú empezaron a evolucionar socialmente en su entorno. Eran los drávidas, pertenecientes a una raza de características blancas pero con piel oscura. Sus ciudades magistralmente construidas, empleaban las más ordenadas formas urbanísticas, de manera que sus casas en ladrillo conformaban pequeños cuadrados y a su vez hacían parte de una inmensa cuadrícula. Hacia el año 1990 a.C, las tribus arias provenientes de Rusia se introdu­jeron en los territorios indios, a través de Irán. Según la tradición, las cuatro primeras castas nacieron de Brahma, los brahmanes o sacerdotes venían de la boca de Brahma; los kshatriyas o guerreros, de los brazos; los vaisyas o comerciantes y los agricultores, de los muslos; y de los pies provenían los sudras o siervos. Las tres castas superiores correspondieron a los invasores, y la de los sudras a los dominados; existían también los célebres intocables o chandalas, considerados como inferiores a los ani­males. El brahmanismo se constituyó en la forma de vida de los hindúes, permitiendo que con el tiempo adquiriera un poder superior al del gobier­no. Surgieron subcastas y para ellas se diseñó una serie de reglas llamadas dharma, las cuales debían ser observadas al pie de la letra, so pena de convertirse en "intocable".



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario