Prediccion de terremotos





Mapa del peligro sísmico del área de la Bahía de San Francisco muestra la probabilidad de un gran terremoto para el año 2032.

Las investigaciones recientes indican que ahora se puede llegar a controlar los terremotos. A mediados de los años 60, al echar aguas residuales en un pozo en Denver, Colorado, se desencadenó una serie de pequeños terremotos. Así surgió la idea de que, haciendo pozos profundos a lo largo de una falla y bombeando agua, se puede resolver la tensión en una serie de pequeños terremotos, no destructivos, sin dejar que se acumulen y se produzca  un terremoto mayor.

Justo antes de un terremoto, el suelo, a cada lado de una falla, sufre deformación elástica que se puede medir por triangulación con un teodolito o con un rayo láser. También se usan clinómetros para ver el grado de abombamiento que ha sufrido el suelo. Mediante satélites artificiales se transmite información desde aparatos situados cerca de fallas  importantes y se radia a centros donde la analizan. Ya es posible detectar movimientos pequeños de la superficie terrestre y localizar zonas en las que aumenta la deformación.

Otro método, recientemente descubierto, se basa en medir la cantidad de agua que contienen las rocas. Sometidos a tensión, sus poros aumentan y permiten un mayor contenido de agua. Debido a la importancia del agua subterránea en los terremotos, es muy útil conocer el nivel del agua de los pozos en áreas propensas a los seísmos.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario