Piedras Preciosas y Semipreciosas





Propiedades de las Gemas.

Los minerales gemas se pueden identificar por una serie de cualidades, tales como la forma de los cristales brutos, su color, dureza, índice de refracción y gravedad espe­cífica (densidad). El valor de una gema se establece por su rareza, brillo, pureza, color y dureza. La demanda también determina el valor de una gema; hay una demanda cons­tante de diamantes para joyería y para la industria de instrumentos cortantes.

Uno de los principales factores que deter­minan la belleza de una gema son sus propie­dades respecto a la luz, es decir, cómo la luz es reflejada, refractada (desviada) y disper­sada (subdividida) en el espectro por la gema. Cada piedra tiene su propio índice de refrac­ción. Este índice se mide dividiendo el seno del ángulo de incidencia (ángulo entre el rayo de luz y la normal, que es una línea perpendi­cular a la superficie) por el seno del ángulo de refracción. De todas las gemas naturales, la de índice de refracción más alto es el diaman­te. Su capacidad para dispersar la luz blanca es lo que confiere al diamante sus destellos en los distintos tonos del espectro y su brillo característico.

Los colores de los diamantes suelen ser debidos a defectos en la malla del cristal y rara vez a elementos traza. La mayor parte de las demás piedras preciosas deben su color a óxidos metálicos, que pueden ser o impure­zas o componentes. El color, sin embargo, es el rasgo que da a muchas gemas su cualidad especial. El rubí rojo transparente y el zafiro azul (ambos son formas de un mineral que normalmente es mate, gris o incoloro llamado corindón), la verde esme­ralda (una forma de mineral berilo) y el topa­cio amarillo son admirados por la pureza de su color. Las gemas opacas o turbias, como el ópalo, dependen totalmente de su color para ser o no atractivas.

La gravedad específica es el peso del mine­ral comparado con el peso de un volumen igual de agua pura. El diamante, por ejemplo, tiene una gravedad específica de 3,52, lo que significa que pesa 3,52 veces más que un volumen igual de agua; el ámbar tiene una gravedad específica de 1,07. El peso de un diamante suele expresarse en quilates (un qui­late equivale a 200 miligramos).

La dureza asegura la durabilidad; por ello, las gemas más valiosas son las piedras que pueden durar más tiempo. La dureza se mide según la escala de Mohs, formada por los números 1 al 10, que indican la dureza rela­tiva de las sustancias. En esta escala, el diamante tiene una dureza de 10; es, sin duda, la más dura de todas las sustancias naturales. Es unas 90 veces más dura que el corindón, de dureza 9 en esta escala. Otras gemas son sumamente blandas, y son valiosas debido a otras propiedades.

rubí

El rubí, piedra astrológica de julio, significa satisfacción. Es una variedad roja del corindón, mineral inco­loro o gris oscuro de óxido de aluminio. Los rubíes más finos vienen de Birmaniay tienen un tinte rojo azulado fuerte por una impureza de cromo.

zafiro El zafiro, la piedra astrológica de septiembre, representa la inteligencia Como el rubí, es una variedad del mineral corindón. Puede tener distintos colores, pero el más valioso es el azul. Los de mayor calidad proceden de Birmania y Tailandia.



  • identificacion de piedras semipreciosas y propiedades

  • identificacion de piedras preciosas y semipreciosas
  • identificacion de piedras y minerales
  • imagenes de rocas valiosas y mas
  • gemas mas valiosas
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario