Música del Romanticismo





musica del romanticismo Los inicios del Romanticismo están marcados por la figura de un músico excepcional: Ludwig Van Beethoven (1770-1827). Nació en Bonn; fue un hombre interesado por la ciencia y aficionado a la lectura; acogió con entusiasmo las ideas de la Revolución Francesa y mantuvo siempre una actitud de libertad artística. Su exigencia de no servir a nadie ni a otro interés que el de su música, ejerció una influencia fundamental no sólo en los músicos, sino sobre los demás artistas.

Su obra comenzó siendo clasicista (Sonata para piano Op 28), pero pronto evolucionó a una expresión más subjetiva (sinfonías Quinta, Sexta, Séptima, cuartetos de cuerda Op 59). A partir de 1815 y cuando ya estaba aquejado de sordera, escribió sus obras más sublimes y abstractas (Novena Sinfonía, Misa Solemnis, concierto Emperador y los Cuartetos).

La influencia sinfónica de Beethoven y las características generales románticas se ponen de relieve en Franz Schubert (1797-1828) que escribió ocho sinfonías y destacó en la composición de Heder (poemas cantados con acompañamiento instrumental).
Otros grandes del Romanticismo son Félix Mendelssohn (1809-1847), que escribió también lieder, destacando sobre todo por sus cinco sinfonías; Robert Schumann (1810-1856), cuya aportación más genial la hizo en sus sinfonías, lieder y en su obra para piano.

Héctor Berlioz (1803-1869) reformó la orquesta buscando nuevas sonoridades y agrandándola instrumentalmente. Fue el creador de la música programática (composición orquestal de inspiración literaria, en la que los movimientos típicos de la sinfonía se sustituyen por diversas escenas descriptivas).

Con Federico Chopin (1810-1849), el piano romántico alcanzó su mayor importancia. Chopin escribió para dicho instrumento prácticamente toda su obra, en la que el lenguaje armónico se hace enormemente rico y revolucionario. Franz Liszt (1811-1886) es el otro gran genio del piano romántico, del que fue además gran virtuoso.

En la música vocal de este periodo, la ópera ocupa un lugar importante, con las aportaciones de Cari María von Weber (1786-1826), de los italianos Gioacchino Rossini (1792-1868), Vicenzo Bellini (18011835), Gaetano Donizetti (1797-1848) y de los franceses Charles Gounod (1818-1893), Georges Bizet (1838-1875) y el creador de operetas Jacques Offenbach (1819-1880).

Con Richard Wagner (1813-1883) la ópera aspira a convertirse en una obra de arte total. Sus características principales serán: basarse en libretos escritos por él mismo (en los que exalta la lengua y la mitología alemanas), subordinar la melodía a la expresividad del texto, enriquecer la orquesta con nuevos timbres, armonías y cromatismo y la creación del leiv motiv (motivo musical que caracteriza a los principales personajes, los anuncia y describe) como idea unitaria de la obra. Además del Buque Fantasma, Tanhauser y Lohengrin, sus óperas más famosas son El anillo de los nibelungos (en cuatro partes), Tristán e Isolda, Los maestros cantores de Nuremberg y Parsifal.

El otro gran operista fue Giuseppe Verdi (1813-1901). Llenó todo el siglo con su música dramática y nacionalista (Nabuco, I Lombardi), incluso claramente política (Rigoletto, El trovador, La Traviata), obras estas en las que alcanza la perfección de su lenguaje. Su riqueza melódica (opuesta al sistema de Wagner) le convierte en uno de los grandes operistas de todos los tiempos. Sus últimas obras (Aida, Otello y Falstaff) culminan con una obra instrumental, el Réquiem, que compuso al final de su vida.

Giacomo Puccini (1858-1924) fue el último gran operista italiano, autor de obras tan importantes como Turandot, La Bohéme, Tosca y Madame Butterfly.

La fase del Romanticismo tardío está representada por los magníficos lieder de Hugo Wolf (1860-1903) y el sinfonismo renovador de Johannes Brahms (18331897). También fueron grandes sinfonistas Antón Bruckner (1824-1896) y César Franck (1822-1890).

Por último hay que destacar un movimiento importante que se extiende desde principios hasta finales de siglo: el nacionalismo ruso. Sus músicos más importantes fueron Mihail Glinka (1804-1857), Borodin (1833-1887), Mussorgski (1839-1881) Mily Balakirev (1836-1910) y Rimski-Korsakov (1844-1908).

Relacionado con los anteriores se encuentra el gran compositor Peter Tchaikovski (1840-1893), autor de seis sinfonías, óperas y músicas para ballets.

Otros autores nacionalistas fueron Bedrich Smetana (1824-1884), Antón Dvorak (1841-1904), Edward Grieg (1843-1907), Leos Janacek (1854-1928) y Jean Sibelius (1865-1957).



  • sinfonia que se sustituye por escenas descriptivas
  • los movimientos de la sinfonia se sustituye por escenas descriptivas

  • caracteristicas del romanticismo musical temprano tardio
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario