Los frutos 4





Frutos de los trópicos

Las islas tropicales, orladas de palmeras cargadas de exóticos frutos, debieron de pare­cer un paraíso a los primeros exploradores occidentales. Esta primera impresión estaba justificada: la abundante pluviosidad y elevada temperatura de la zona tropical hacen que la exuberancia y variedad de su vegetación sean incomparables.

Durante mucho tiempo inhabitados por el hombre, los trópicos proporcionan frutos de origen muy antiguo. Según la leyenda, las grandes hojas oblongas del banano, algunas de las cuales alcanzan hasta 4 m de longitud, habían ocultado a la serpiente en el Jardín del Edén. Los árabes ya conocían la banana o plátano [7] y el naturalista romano Plinio cita que Alejandro Magno lo vio en India en el  -326. Los conquistadores islámicos llevaron el plátano hasta el norte de Egipto en 650 y, más tarde, hasta África Occidental. En el siglo XV, los traficantes de esclavos lo introdujeron en las islas Canarias y desde allí fue conducido hasta América. Finalmente, los conquistadores españoles lo aclimataron en México en 1531. Actualmente existen más de 100 variedades cultivadas de plátanos. Además de consumirse crudos como fruta de postre, hay plátanos que se comen guisados, y un tipo especial se cultiva para elaborar una especie de cerveza.

 

Los frutos-4

7)  El plátano o banana fue uno de los primeros frutos cultivados y se cree que procede de Asia tropical. El banano es, en realidad, un “tronco” formado por un haz de bases de hojas alargadas, con un solo pedúnculo floral que sale del centro. Los frutos crecen en racimos o manos, y se disponen en capas sobre el pedúnculo. Se forman sin polinización y, por tanto, no tienen semillas. Necesitan de 75 a 150 días para desarrollarse y han de arrancarse de la planta aún verdes para que maduren bien. Cuando ha fructificado, el tallo se corta o cae él solo, tras lo cual se desarrolla un nuevo tallo a partir de las yemas que salen de la parte enterrada, es decir, del rizoma. Se cultivan diferentes variedades de bananos, cada una adecuada a un determinado fin. La más sabrosa es la llamada Gros Michel, aunque debido a su escasa resistencia a la enfermedad, otras variedades han cobrado importancia, como el Cavendish de América tropical. La mayoría de los plátanos tienen la piel amarilla, pero algunos la tienen roja. Estos últimos resisten mal el transporte, y por eso sólo presentan un consumo local. Los plataneros son plátanos muy grandes y más ricos en almidón. No se comen crudos; sólo se consumen cocinados. El plátano de Canarias, introducido en estas islas en el siglo XV por traficantes de esclavos, se ha transformado en un alimento común en muchas otras partes.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario