Historia del Vino I





Viñedos Griegos y Romanos

La historia del vino es paralela a la de la civilización occidental. Como atestiguan ob­jetos y documentos de los antiguos pueblos mediterráneos —egipcios, fenicios, minoicos, griegos y romanos —, la vid y su producto alcohólico estuvieron siempre presentes en cualquier manifestación de la vida cotidiana, el culto religioso, la mito­logía y la poesía. El Mediterráneo, cruzado por los primitivos mercaderes, era el “mar oscuro como el vino” de Homero.

Es probable que la introducción de la vid en los países europeos [6], con los que hoy está asociada, coincidiera con la expansión de la influencia griega, varios siglos antes de Cristo. Fue entonces cuando la vid se cultivó por primera vez en algunas de las zonas donde había de arraigar mejor, como Italia y Francia. Posiblemente fuera en aquella época cuando aparecieron las plantaciones de viñedos en España y en África del Norte.

Sin embargo, los vinos de Grecia, repetida­mente alabados y descritos en detalle por sus poetas, puede que no se considerasen algo tan admirable para los gustos modernos, puesto que se bebían mezclados, rebajados con agua y, a menudo, especiados y sazona­dos. Se podría afirmar que estos vinos tuvie­ron el sabor de un vino rosado con miel, quizá con cierto toque de moscatel, quizá con un regusto de resina; incluso puede que se les añadieran esencias concentradas.

Los griegos llamaban “tierra de las vides” a Italia y la posteridad tiene con los romanos la deuda mayor, pues fueron ellos quienes lle­varon la vid a las Galias.

Los principales escritores romanos, inclu­yendo a Virgilio, hicieron a menudo reco­mendaciones a los viticultores. Una sentencia de Virgilio, “la vid ama los cerros despeja­dos”, se podría considerar el mejor y más simple consejo a un viticultor.

Se ha especulado mucho sobre la calidad del vino romano. Al parecer tenía una ex­traordinaria capacidad para conservarse, lo cual, por sí mismo, hace suponer que era ex­celente. Las cosechas de los buenos años se bebían y comentaban durante mucho más tiempo de lo que parece razonable. La famo­sa opimiana, del año del consulado de Lucio Opimio (—121), todavía se bebía 125 años después.

La vid se cultivo en Egipto

La vid se cultivó en Egipto alrededor del —6000. En las paredes de la tumba de Nakht, un funcionario de Tebas que vivió unos 1.500 años antes de Cristo, hay un mural que representa a un grupo de hombres mientras están pisando uvas bajo una parra. En aquella época el vino era una bebida menos peligrosa que el agua.

 

 

marcha del vino hacia Occidente

La larga marcha del vino hacia Occidente, desde su probable origen en el Cáucaso o en Mesopotamia [1] —el llamado “Creciente Fértil” de Oriente—, empezó hacia el —3000; en esta época fue introducido en Fenicia y Egipto [2], donde se cultivó. Hacia el —2000 se encontraba en Grecia y Creta [3], y 1.000 anos más tarde se cultivaba en Italia, Sicilia y Norte de África [4], En 500 anos se expandió por España, Portugal y en el sur de Francia [5] y, en última instancia, llegó al límite norte de su área europea [6].



  • historica del vino en grecia egipto y roma
  • https://www google comhistoria del vino en grecia

  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario