Especias y Condimentos I





En toda Europa y Oriente Medio, las se­millas de plantas silvestres de los campos, bosques y setos proporcionan una gran varie­dad de sazonadores sutiles o penetrantes. En los tiempos bíblicos ya se las apreciaba por su poder para mejorar el sabor de los alimen­tos básicos habituales, como judias, guisan­tes, arroz, trigo, tubérculos y raices. Desde entonces se han cultivado en huertos grandes y pequeños de todo el mundo.

Las especies silvestres indígenas son aún las más usadas para la cocina tradicional en el norte de Europa, Mediterráneo y Oriente Medio, sin estar limitadas por fronteras políti­cas o naturales. Las semillas de alforza (Tri- gonella foeunum-graecum), originaria de Oriente Medio, tienen un sabor almizclado aromático y se emplean en los platos de ver­duras y postres en Egipto, Turquía e Irán. También forman parte del curry, que es una mezcla asiática de especias y hierbas. El fruto del comino (Cuminum cyminum) tiene un origen similar y se usa en la elaboración de pan, pastas y quesos; da al curry su característico sabor picante. El cardamomo (Amomum cardamomum), cuyas semillas tiernas huelen a eucalipto, es muy popular en

Escandinavia. Encerradas en una cápsula co­loreada y apergaminada, sus semillas dan un sabor estimulante al café, a los pasteles y a las compotas, en especial de peras y membri­llos. El cilantro (Coriandrum satmim), origi­nario del sur de Europa y de Medio y Próxi­mo Oriente, es uno de los más antiguos sazonadores de la familia de las umbelíferas.

Escena típica en un mercado indio

Escena típica en un mercado indio. En los países de clima tropical, las especias se exponen en amplios cajones de madera o bien en bandejas de latón o de cobre. La preparación de estos condimentos tiene su origen en tradiciones milenarias. Además de las especias de origen oriental, se han adoptado recientemente otras como el ají o chile en polvo de América Central y del Sur, que puede verse en primer rmino.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario