El fin de la Primera Guerra Mundial





fin de la primera guerra mundial

Firmada la paz con Rusia, el general alemán Ludendorff (1865-1937) decidió ganar tiempo y trasladó sus tropas al frente oriental. En marzo de 1918 consiguió derrotar a los aliados en Picardía y en mayo llegó hasta el Marne, pero en la segunda batalla del Marne (julio-agosto de 1918) los alemanes fueron detenidos por las tropas aliadas al mando del general Foch (1851-1929).

 

El ejército alemán se hallaba ya desgastado y sin reservas, por lo que la llegada de los americanos los redujo a la defensiva y los obligó a retroceder. Finalmente, en septiembre de 1918, los generales Hindenburg y Ludendorff pidieron el armisticio. Por su parte, la pérdida de la guerra supuso para las potencias centrales una grave crisis política. En noviembre abdicaron los emperadores Guillermo II de Alemania y Carlos II de Austria.

 

La Organización de la Paz 

 

En enero de 1919, veintisiete naciones iniciaron las conferencias para la paz en París. Wilson ocupó una posición hegemónica junto a los ministros de Inglaterra (Lloyd George), Francia (Clemenceau) e Italia (Orlando).

 

Las condiciones se estipularon con los cinco países vencidos mediante cinco tratados por separado cuyos nombres corresponden a barrios parisienses: el de Versalles con Alemania, Saint-Germain con Austria, Neuilly con Bulgaria, Trianon con Hungría y Sévres con Turquía.

 

A grandes rasgos, puede decirse que Europa se modificó sustancialmente con la formación de nuevos estados, la desaparición de los grandes imperios, convertidos en repúblicas, y el sacrificio de Alemania, considerada responsable. Los estados que surgían fueron: Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Checoslovaquia, Hungría y Yugoslavia. Por su parte, Rumania y Grecia se ampliaron.

 

En abril de 1919 se creó la Sociedad de Naciones, organismo político internacional para preservar la paz y arbitrar en las posibles disputas. La Sociedad de Naciones debía administrar las colonias ex alemanas y supervisar los territorios perdidos por Turquía y confiados como mandatos a otras naciones: Siria y Líbano, a Francia, y Palestina e Irak, a Gran Bretaña.

 

La Revolución de Febrero

 

Causa inmediata de esta revuelta fue la incapacidad del zarismo para hacer frente a los problemas derivados de la guerra mundial.

 

Los revolucionarios se dividían en dos grupos principales: los liberales, que esperaban transformar a Rusia en una república democrática y ganar la guerra contra Alemania, y los bolcheviques y socialrevolucionarios, que deseaban una revolución de las estructuras económicas y sociales, y se mostraban partidarios de abandonar la contienda.

 

La revolución estalló el 18 de marzo (el calendario juliano llevaba trece días de retraso respecto del occidental) en Petrogrado, la antigua San Petersbürgo, y las tropas se pasaron al bando de los amotinados. Como el gobierno era incapaz de mantener el orden, los diputados se reunieron en la Duma (parlamento), y, por su parte, obreros, soldados y campesinos se organizaron en consejos populares llamados soviets (como en 1905). La fuerza del movimiento determinó la abdicación del zar Nicolás II y la formación de un gobierno provisional. Este gobierno, dirigido por la burguesía, intentó crear una república parlamentaria y liberal, y convocó elecciones para una asamblea constituyente.

 

Tras el regreso de los jefes bolcheviques exiliados (Lenin, Trostsky, Stalin), se organizó una fuerte campaña contra el gobierno provisional, debilitado ya a causa de las desavenencias entre el primer ministro Kerensky (1881-1970) y el comandante en jefe, general Kornilov (1870-1918), quien intentó dar un golpe de estado en septiembre.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario