Ciclo Evolutivo de las Rocas





Las rocas de la superficie terrestre se divi­den en tres clases: ígneas, metamórficas y sedimentarías. Las ígneas se forman por enfriamiento de magma fundido. Las me­tamórficas se forman por calentamiento o compresión de rocas más antiguas; en ellas se forman nuevos cristales y, como crecen bajo presión, se disponen en una sola dirección y resultan alineadas. Las sedimentarias están compuestas de fragmentos erosionados o me­teorizados de rocas más antiguas o de restos de organismos vivos.

Cada uno de estos tipos se forma en con­diciones muy diferentes: las sedimentarias se forman en la superficie terrestre en condicio­nes de presión muy baja; las metamórficas se forman bajo la superficie a temperatura y presión altas; las ígneas intrusivas se forman también bajo la superficie, pero a tempera­turas aún más altas.

Ciclo de las rocas
ciclo de las rocas

El ciclo de las rocas es el cambio lento de un tipo de roca a otro. La erosión produce sedimentos que se endu­recen y forman rocas sedimentarias. Si éstas quedan enterradas, el calor y la presión las transforma en rocas metamórficas. El calor intenso a gran profun­didad funde las rocas metamórficas. Esa roca fundida puede ser ele­vada a la superficie, donde se enfría para formar rocas ígneas. Aquí, la erosión inicia de nuevo el ciclo.

El ciclo de las rocas es la relación entre estos tres tipos de rocas. La primera parte del ciclo tiene lugar en la superficie terrestre. Es la erosión y meteorización de rocas más vie­jas, que las convierte en suelo y arena, y el transporte del sedimento resultante por los ríos hacia el mar. Casi todo el sedimento producido, tanto en tierra como a lo largo de las costas, termina por ser transportado a las cuencas marinas profundas. En estas áreas se acumula un gran espesor de sedimento. Por ejemplo, el Mississippi ha estado llevando sedimentos al Golfo de México a razón de unos 500 millones de toneladas al año duran­te los últimos 150 millones de años. La acu­mulación de sedimentos tiene ya un espesor de unos 12 km.

energia necesaria para mantener el ciclo de las rocas La energía necesaria para mantener el ciclo de las rocas deriva del calor del Sol [1], que indirectamente degrada rocas existentes y las convierte en sedimento, y del calor del interior de la Tierra [2], debido a la radiactividad, que funde material preexis­tente y produce rocas Ígneas y que también causa los movimientos de la corteza terrestre.



  • ciclo de las rocas

  • el ciclo evolutivo de una roca sedimentaria termina en:
  • el ciclo evolutivo de una roca sedimentaria termina
  • ciclo sedimentarios
  • ciclo evolutivo de las rocas
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario