Bosques Naturales





La silvicultura es el arte y la ciencia de la explotación de terrenos donde crecen árboles, de los suelos a ellos asociados y, por exten­sión, de la vida animal y vegetal que les acompaña, a fin de que rindan los máximos beneficios. Desde el punto de vista económi­co, madera, leña y pulpa de madera para la fabricación de papel son los principales pro­ductos forestales. Además, los bosques son valiosos para la conservación del suelo, la sal­vaguardia de las reservas de agua y por su atractivo paisajístico.

En muchos países, parte o incluso todas las áreas forestales son propiedad del Estado. Donde los bosques son propiedad privada es frecuente que haya algún control estatal, ya que a nivel nacional los objetivos a largo pla­zo son demasiado importantes para dejarlos en manos de particulares.

  En otro tiempo los bosques cubrían casi las dos terceras partes de la tierra firme, pero las talas para implantar cultivos agrícolas han reducido esta proporción a una escasa tercera parte. Los bosques crecen sobre todo en zonas montañosas remotas, donde cubren laderas o suelos no adecuados para la agri­cultura. Los 4.035 millones de hectáreas de bosques del mundo producen 2.000 millones de toneladas de madera comercial al año, lo que equivale a media tonelada de madera por cada habitante de la Tierra. Este rendimiento representa sólo el 1 % del volumen total de la madera en pie (árboles vivos en crecimiento). Los cnicos forestales procuran mantener un rendimiento sostenido para satisfacer las necesidades del futuro. No obstante, las reser­vas han sido seriamente dañadas.

Los bosques naturales  cubren vastas áreas en las zonas septentrionales, sobre todo en Canadá, norte de Europa y URSS, así como en otras muchas regiones montañosas. En las zonas templadas del hemisferio Norte, la mayoría de árboles forestales son coniferas que producen madera resinosa, muy solicita­da para la construcción, embalajes y pasta de papel. Más al sur, los bosques de árboles de hoja laminar —robles  y encinas, fresnos, hayas, abedules y arces— son una importante fuente de madera de frondosas, cada una de cuyas Variedades es apta para determinados fines, como la construcción naval o la fabri­cación de muebles.

En las regiones tropicales y ecuatoriales de América, Africa y Asia y en el norte de Aus­tralia, crecen árboles frondosos en extensas y densas selvas húmedas (pluviselvas) y, allí donde llueve menos, en sabanas abiertas y en bosques galería ribereños. La mayor parte de las maderas que producen son de uso local, pero las mejores, como teca , caoba , bibirú y palisandro, se exportan.

bosques naturales

Los bosques naturales son casi todos de las frondosas abundan del cinturón subboreal coniferas; los de en las demás áreas.

roble albar

El roble albar (Quercus robur) forma bosques en las zonas templadas de Europa. Es fuente tradicional de madera de gran dureza, durabilidad y belleza de veta.

 

la teca
  La teca (Tectona grandis) vive en las junglas de India, Birmania e indonesia. Su dureza y resistencia a los agentes químicos, su fácil manipulado y el atractivo de su color pardo dorado determinan su empleo por todo el mundo en la construcción naval y en muebles sólidos de elevado precio.

la caoba
La caoba americana (Swietenia macro- phylla) es un árbol de la selva tropical del Caribe. Sedujo a los conquistadores por su madera firme, de color pardo rojo lustroso, fácil de trabajar. Se emplea para hacer mobiliario resistente y de gran calidad y también en la construcción naval.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario